Padrinazgo

Feature

Más allá de las fronteras

Barbara y Susanne viven a más de 11.000 km de distancia de Elena y Alejandro*. No conocen Uruguay, pero dos veces al año reciben correspondencia con sello de esta parte del mundo, momento que ambas ansían. Ellas forman parte de las casi 3.200 personas que integran el sistema de Padrinazgos internacionales, el cual apoya el desarrollo de niños, niñas y adolescentes uruguayos que se encuentran bajo el cuidado de Aldeas Infantiles.

“¿Te parece que le puede gustar a mi ahijada? Es igual a nuestra mascota, pero pequeñito”, dice Barbara, mientras abre una cajita de cartón que sacó de su cartera. Un mensaje para la niña escrito en perfecto español acompaña al perro de peluche que en pocas semanas llegará por correo desde Alemania a las manos de Elena.

Barbara, madrina de Elena

Barbara vive en la ciudad de Bonn y colabora con Aldeas Infantiles SOS Uruguay apadrinando a Elena. Ella es una de los/as casi 3.200 padrinos y madrinas que, desde distintos países, apoyan a niños, niñas y adolescentes de Uruguay mediante un aporte económico mensual. Con esta contribución, los padrinos/las madrinas colaboran directamente con el desarrollo de un niño, niña o adolescente y su contribución se destina en su totalidad a la manutención de la casa en la que vive el ahijado o la ahijada.

Cada uno de los 236 niños, niñas y adolescentes que integran el sistema de padrinazgos internacionales y forman parte del servicio de Acogimiento de Aldeas Infantiles Uruguay puede tener hasta 12 padrinos o madrinas. Ellos/as reciben dos veces al año información actualizada de su ahijado/a relativa a su vida diaria, sus progresos en materia educativa, sus pasatiempos y gustos. En su mayoría, los padrinos/las madrinas internacionales que apoyan a Aldeas Infantiles Uruguay son de origen europeo. El primer lugar es ocupado por Alemania con un 40 %, seguido por Noruega (24 %) y Suecia (14 %).

Barbara está casada con Theodor, no tiene hijos y es profesora de Ciencias Naturales y Español. Ha encontrado en el sistema de Padrinazgos internacionales una forma de mantener contacto con niños, niñas y jóvenes. Pero, ¿por qué Uruguay? “Quise tener un ahijado en un país de habla hispana para poder escribirle en su idioma”, responde Barbara. Lo mismo sucede con Susanne (50 años), soltera, secretaria en una empresa internacional con sede en Alemania. Ella también habla español y desde 1988 ha sido madrina de cinco niños de Brasil y Uruguay. “Soy madrina de Alejandro desde comienzos de 2016. No conozco Uruguay, pero me gustan mucho las culturas latinoamericanas y me gustaría poder visitar a mi ahijado algún día”, cuenta Susanne.

Susanne, madrina de Alejandro

Ambas tomaron con mucha responsabilidad la selección de una organización con la cual contribuir. Barbara evaluó varias alternativas y optó por Aldeas Infantiles “porque allí los niños pueden vivir en una casa junto a sus hermanos y a otros niños. Nos parece excelente que se trabaje con los niños y sus padres para que ellos puedan volver a su familia biológica”. Una amiga recomendó a Susanne que contribuyera con Aldeas Infantiles, ya que su experiencia con la organización siempre fue positiva.

Barbara destaca que colaborar a través de un padrinazgo le permite tener un contacto más directo y ver cómo su aporte contribuye concretamente al desarrollo particular de una persona.  Susanne espera con ansiedad los meses de julio y diciembre, que es cuando puede tener novedades de Alejandro y ver una foto actual de él.

Ambas desean para sus ahijados lo mismo que anhelaría un padre o madre. “Me gustaría acompañar a Elena durante su tiempo en la escuela y durante su aprendizaje en general”, dice Barbara. “Le deseo a Alejandro una vida feliz y mucha salud”, agrega Susanne. Y anhelan conocerlos. El sistema de Padrinazgos internacionales habilita a los padrinos a visitar por el día a sus ahijados bajo previa solicitud y autorización. Barbara ya hizo su solicitud: en marzo viajará junto a su esposo a Uruguay y podrá disfrutar de un día junto a Elena.

*Los nombres fueron cambiados para proteger la identidad de la niña y el niño

 

¿Por qué apadrinar a un niño, niña o adolescente participante de Aldeas Infantiles SOS Uruguay?

Apadrinar a un niño, niña o adolescente a través de Aldeas Infantiles le permite acompañar los cambios que el niño, niña o adolescente vive durante su desarrollo en la aldea o casa en comunidad que habita. Siendo padrino o madrina usted podrá:

  • escribir a su ahijado/a;

  • visitarlo/a en la aldea o casa en comunidad donde vive (con coordinación previa);

  • enviarle regalos por su cumpleaños u ocasiones especiales;

  • seguir su crecimiento a través de cartas de progreso semestrales, en las que se ve reflejada su contribución.

Se ofrece a personas y organizaciones del exterior del país que deseen brindar un aporte mensual. El padrino o la madrina podrá elegir si ayudará directamente al crecimiento de un niño, niña o adolescente o contribuirá con el desarrollo de una aldea. El aporte proveniente de padrinazgos internacionales apoya el desarrollo de niños, niñas y adolescentes uruguayos en un entorno seguro, afectivo y protector, fortaleciendo un vínculo a través de la comunicación constante.

Contactos: Estefanía Oliva (coordinadora nacional) eoliva@aldeasinfantiles.org.uy || Dinorah Rosano (asistente) drosano@aldeasinfantiles.org.uy

Read about sponsoring a child or a village in english