Programa Salto

Club de Niños en Salto

El Club de Niños es un convenio de tiempo parcial con Inau, en el que se atiende a contraturno del horario escolar a niños y niñas de 4 a 13 años. Funciona en doble turno: en la mañana de 8 a 12 y en la tarde de 13 a 17 horas, y participan en él 58 niños y niñas y 24 familias. *

La propuesta apunta a brindar espacios y actividades que los niños y niñas no experimentan en la escuela o el hogar, como talleres, salidas didácticas, juegos guiados. Además de ofrecer acompañamiento, soporte pedagógico y una propuesta lúdica, se les brinda un aporte nutricional, para reforzar la alimentación recibida en la escuela.

El equipo del Club cuenta con dos coordinadoras (una para cada turno), un equipo de educadoras, una psicóloga, un trabajador social y dos talleristas (uno de Educación Física y otro de Ritmos).

“Los niños y niñas que llegan en la tarde vienen de toda la mañana de estar en la escuela, en un ámbito más formal, de estar sentados horas, entonces se les brinda un espacio para el disfrute, más lúdico”, señala Mercedes Cincunegui, psicóloga del equipo.

Con base en los deseos grupales, el equipo planifica un proyecto, del que se desprenden las actividades diarias del aula.

“Cuando comenzaron a funcionar los Clubes de Niños estaban más enfocados a lo pedagógico, a los deberes vigilados. Hace unos años que esto empezó a cambiar, y ahora se busca que sea más un espacio de contención”, comenta José Pedro Da Silva, trabajador social.

“Nos tenemos que separar de lo pedagógico, porque esa función la tiene la escuela. De todas formas, conforme a la necesidad y los pedidos que surgen de la familia, se realiza apoyo en los deberes. Buscamos información si se necesita, se los ayuda a hacer los resúmenes para que vayan creando las herramientas para el futuro”, agrega Joanna Silveira, maestra coordinadora del turno matutino.

Cuando los niños o niñas ingresan al Club, se realizan entrevistas con los/as adultos/as referentes para identificar las demandas y necesidades de cada familia, y se elabora una propuesta de atención individual. Esa estrategia apunta a un trabajo concreto con cada niño o niña, más allá de la planificación grupal. Cuando se registran inasistencias sostenidas se realiza una intervención, y se insiste en la responsabilidad con la asistencia y el acompañamiento del proceso: “Intentamos ir en la misma línea con las familias. Cuando hay que realizar una intervención, por ejemplo por inasistencia, siempre buscamos el vínculo con la familia, y así es más fácil que puedan retomar”, afirma Cincunegui.

Para las familias de la zona, tanto el Club de Niños como el Caif Nuevo Uruguay (que funciona en el mismo local) son centros de referencia, incluso cuando no tienen niños o niñas a cargo que estén participando de la propuesta. En esos casos, se busca vincular a esos/as adultos/as con otras propuestas, o facilitarles redes comunitarias.

En Salto hay ocho Clubes de Niños, dos de los cuales funcionan en modalidad de doble turno. Mensualmente se realiza una reunión de coordinación entre estos centros, en la que se planifican actividades para que concurran niños y niñas de todos los Clubes como forma de vincularse y relacionarse.

“A los chiquilines les gusta —comenta Silveira—. El cupo ya está completo, pero tenemos muchos interesados en lista de espera. Siempre están invitando a amigos.”

 

 

 

*Cifras a junio 2016